MI COLUMNA/ Por YVan Jiménez

EL CANAL EN HAITÍ

La idea y planificación del canal en Haití, data del 2013, se paralizó la idea y el plan , y se retomó nuevamente en el 2018, desde entonces se estuvo madurando la idea, pero el asesinato del presidente Jovenel Moise el siete de julio del 2021, y el estado de ingobernabilidad y de anarquía en que cayó el país, hizo que no se siguiera adelante con la idea. En el 2021, ambos países firmaron un acuerdo en el cual se establece que el canal que se pensaba construir no desviaría el cause del Río, (y es lo que se está haciendo). El canal, se ha dicho, además, se está haciendo sin ningún criterio de construcción, climático y medioambiental.
En principio el gobierno haitiano negó la construcción de dicha obra, luego dijo que eran unos empresarios privados que la estaban haciendo, y Luego aceptó que es obra del gobierno. La República Dominicana ha estado pidiendo al gobierno haitiano que detengan la construcción , para sentarse a la mesa del diálogo, cosa que no se ha hecho, y siguen con ella, e incluso, la policía haitiana, ha estado resguardando y custodiando la obra. Y el gobierno dominicano, por no ser tomadas en cuenta sus palabras para la paralización de la obra, para dialogar, decide medidas de fuerza para que el gobierno haitiano detenga la construcción. De estas medidas, la primera fue cerrar los pasos fronterizos desde Haití a República Dominicana, y dio un plazo para que detengan la obra y que se no hacerlo, cerraría toda la frontera por aire, mar, y tierra, cosa que hizo, porque la obra no ha sido detenida, además, detuvo la emisión del visado a los ciudadanos haitianos, y ha prohibido la entrada al territorio dominicano a nueve de los principales promotores de la edificación del canal, y reforzó la frontera con más efectivos militares.
El Río Dajabón o Masacre nace y muere el República Dominicana, de los 391 kilómetros de frontera entre los dos países, de los 55 que tiene el Río, solo 12 son de frontera física entre ambas naciones, y solo dos (2), serpentean por territorio netamente haitiano, el resto corre por la República Dominicana. En 1929 se firma el acuerdo de paz, amistad perpetua y arbitraje entre ambas Repúblicas, entre los puntos acordados, hay uno que establece compartirían informaciones relativas a las obras en materia hídrica realizadas, y a realizarse en la zona fronteriza. En el párrafo uno del artículo diez se establece lo siguiente: “en razón de que Ríos y otros recursos de aguas, nacen en territorio de un estado y corren por territorio de otro, o sirven de límites entre los dos estados, ambas partes contratantes, se comprometen a no hacer ni consentir ninguna obra susceptible de mudar la corriente de aquellas o de arterar el producto de las fuentes de los mismos”. El párrafo dos del mismo artículo dice, cito: “esta disposición no se podrá interpretar en el entendido de privar a ninguno de los dos países el derecho de usar de manera justa y equitativa; dentro de los límites de su territorio dichos ríos y otros recursos de agua para regar sembradíos pero no desviar el cause del Río, termina la cita“. Que precisamente eso es lo que se pretende hacer en Haití.