Latinos en Baltimore se solidarizan con familias de las víctimas del puente

Vinieron a los Estados Unidos en busca de la oportunidad de una vida mejor. Encontraron trabajo tapando baches en un puente en medio de la noche y terminaron muertos en el puerto de Baltimore.

Las seis víctimas del colapso del puente Francis Scott Key eran todas inmigrantes de México y Centroamérica, y realizaban el tipo de trabajo agotador que realizan muchos inmigrantes, cuando un barco portacontenedores se estrelló contra un pilar de soporte a la 1:30 a.m. del martes y los envió. sumergiéndose en el helado río Patapsco.

Al día siguiente, los buzos sacaron los cuerpos de Alejandro Hernández Fuentes y Dorlian Castillo de una camioneta roja a 25 pies bajo el agua.

Cuatro están desaparecidos y se dan por muertos: Maynor Suazo de Honduras; José López de Guatemala; Miguel Luna de El Salvador; y otro cuyo nombre no ha sido revelado. Otros dos trabajadores fueron rescatados.

La noticia se extendió rápidamente por la comunidad hispana de Baltimore, que casi ha duplicado su tamaño en los últimos años, transformando los modestos vecindarios de casas en hilera cerca del extenso complejo portuario. Las iglesias realizaron vigilias por los trabajadores desaparecidos y los grupos de defensa recaudaron rápidamente 98,000 dólares para las familias de las víctimas.

Algunos dijeron que no les sorprendió que todas las víctimas fueran inmigrantes, a pesar de que representan menos del 10% de la población de la ciudad más grande de Maryland.

“Una de las razones por las que los latinos estuvieron involucrados en este accidente es porque hacen el trabajo que otros no quieren hacer. Tenemos que hacerlo, porque venimos aquí en busca de una vida mejor. No venimos a invadir el país”, dijo Lucía Islas, presidenta del Comité Latino de Baltimore, un grupo sin fines de lucro.

Los trabajadores hispanos tienen más probabilidades que otros grupos raciales y étnicos de morir en el trabajo, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU., siendo la construcción una industria particularmente mortal.

Las cifras del gobierno y la industria muestran que los hispanos están sobrerrepresentados en empleos de alto riesgo: el 51% de los trabajadores de la construcción, el 34% de los trabajadores de los mataderos y el 61% de los trabajadores de jardinería.

Los trabajadores del Key Bridge eran empleados de Brawner Builders Inc., una empresa de construcción local que ha realizado un trabajo extenso para el estado y ha sido citada siete veces desde 2018 por violaciones de seguridad. Los funcionarios de la compañía dijeron que estaban devastados por la pérdida y declinaron hacer comentarios cuando Reuters los contactó.

Los líderes comunitarios dijeron que muchos hispanos en la ciudad aceptan trabajos mal pagados que brindan escasos beneficios.

“La única opción es trabajar, cuando no tienes el mismo salario que podría ganar un ciudadano”, dijo Carlos Crespo, de 53 años, un mecánico mexicano.

“Muchos no valoran a nuestra comunidad hispana. Nos ven como animales o piensan que vivimos del gobierno. Pero eso no es cierto, nosotros también pagamos nuestros impuestos”, afirmó.

Crespo y otros involucrados en el esfuerzo de recaudación de fondos dijeron que se basó en años de intentos similares para ayudar a proporcionar una red de seguridad para las personas que luchan por encontrar atención médica asequible y vivienda adecuada o navegar por servicios que solo se brindan en inglés.

‘Un buen hijo’

“Pasamos de una crisis a otra”, dijo Susana Barrios, vicepresidenta del Círculo Latino de Justicia Racial.

El desastre se produce en medio de una elección presidencial estadounidense en la que la inmigración vuelve a ser una de las principales preocupaciones de los votantes, mientras la administración del presidente demócrata Joe Biden ha tenido dificultades para gestionar un número récord reciente de cruces fronterizos. El candidato republicano Donald Trump ha empleado retórica racista contra los inmigrantes, refiriéndose a ellos como “animales” y “no personas” durante su campaña electoral y ha dicho que aumentaría dramáticamente las deportaciones si fuera reelegido el 5 de noviembre.

Baltimore, que ha luchado contra una alta criminalidad y una tasa de pobreza que casi duplica el promedio nacional, históricamente no ha sido hogar de una gran población hispana, pero la comunidad ha crecido en los últimos años. Los hispanos constituían el 7,8% de la población de la ciudad en 2020, frente al 4,2% en 2010, según cifras del censo de Estados Unidos.

Nelson Amaya, pastor de una iglesia pentecostal en el suburbio cercano de Severn, dijo que muchos inmigrantes centroamericanos se han mudado desde los suburbios cercanos de Washington, D.C., en busca de empleos y viviendas más asequibles. En los últimos años se han abierto muchos mercados, restaurantes y otros negocios hispanos, dijo.

“En más o menos los últimos cinco años, la población hispana aquí ha crecido mucho”, dijo. «Eso tiene un impacto enorme en la economía».

La Casa Blanca dijo el jueves que las reglas de inmigración existentes podrían permitir que los familiares de las víctimas que se encuentran en el extranjero visiten Estados Unidos.

Mientras tanto, algunos luchaban por afrontar su pérdida.

“Mi hijo era un buen hijo, se fue a Estados Unidos y dijo que iba a ayudar a su familia”, dijo entre lágrimas a Univision TV Nora López, madre de la víctima desaparecida José López, en Camotán, Guatemala. En Estados Unidos tenía 19 años y tuvo dos hijos.

“Espero que encuentren a mi hijo con vida”, dijo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.