Joven dominicano del Bronx muere en los brazos de su padre después de ser apuñalado por un vecino en pleito por estacionamiento

Un joven dominicano residente en el Bronx, de 19 años, murió en los brazos de su padre después de que un vecino enfurecido lo apuñaló en el corazón solo por una pelea por el estacionamiento, dijo el devastado padre de la víctima al Daily News.

Dominic Aguilera y su padre José Cruz se estaban preparando para ir a trabajar juntos cuando un vecino de abajo en su edificio de apartamentos llamó a su puerta para exigirle a Aguilera que moviera su vehículo, que estaba estacionado en doble fila en Inwood Ave. cerca de Featherbed Lane y bloqueando el auto del atacante, dijo Cruz.

Aguilera bajó las escaleras y alejó su sedán Mercedes plateado unos metros, pero el atacante, un conductor de Uber de 45 años, todavía estaba enfurecido, continuó el padre.

El vecino le gritó a Aguilera y lo apuñaló en el pecho, penetrando su corazón, dijo Cruz, de 52 años. El joven ensangrentado caminó tambaleando, hacia las  8:23 am, hasta una tienda de delicatessen cercana a la Morris Heights, donde su padre se apresuró a ayudarlo.

“Vi morir a mi hijo. Falleció en mis brazos”, dijo el padre, que empleaba a Aguilera en su taller de carrocería de la Mount Vernon. “Toda nuestra familia está en shock. Nunca esperábamos algo así”.

“La gente estaciona los autos en doble fila y bloquea a las personas que están estacionadas legalmente, de modo que cuando quieres salir, no puedes salir”, dijo Wendy Reinoso. “Eso es lo que pasó aquí”.

El hermano de la víctima, que se identificó como Noel, quedó atónito al ver cómo la disputa salió de control.

«Estaba sobre un lugar de estacionamiento», dijo. “Mi hermano murió por un lugar de estacionamiento.

«Mi hermano no era un mala persona», añadió el hermano.

Reinoso recordó haber visto a Aguilera tambaleándose hacia su tienda cubierta de sangre.

“Cuando el joven entró, estaba sangrando y luego llamé al 911”, dijo. «Estaba sangrando mucho».

Reinoso dijo que el joven murió en el piso de su bodega cuando los trabajadores aplicaron presión en su herida.

“Luego cayó al suelo”, dijo Reinoso a The News mientras señalaba el lugar donde se desplomó Aguilera. “Retuvimos la sangre, pero falleció allí mismo”.

Los paramédicos llevaron a Aguilera al Hospital Lincoln, donde fue declarado oficialmente muerto, según la policía.

El asesino huyó a toda velocidad en un sedán de color oscuro y todavía estaba prófugo el jueves por la noche, dijo la policía.

Tanto el atacante como su víctima eran clientes habituales de la bodega de Inwood Ave. donde murió Aguilera.

El esposo y compañero de trabajo de Reinoso, Omar Reyes, dijo que el atacante se dirigía a su trabajo cuando encontró su vehículo bloqueado por el auto de Aguilera.

“El otro tipo tenía que ir a trabajar. Trabaja como… conductor. Sé que trabaja muy duro para su familia”, dijo Reyes. «Ahora todo se le acabó por un lugar de estacionamiento».

Reinoso dijo que ambos hombres eran buenos clientes y nunca habían causado ningún problema en su tienda de delicatessen.

“Eran muy pacíficos. No sé qué pasó”, dijo. “Pierdes la paciencia así como así”.

El asesinato sin sentido la dejó desconsolada, dijo Reinoso.

“[Aguilera] era uno de la edad de mis hijos. Mi corazón está roto hoy”.

El padre de la víctima quedó atormentado por las últimas palabras de Aguilera.

“Papá, no me dejes morir”, recordó que le dijo el joven. Fuente: Daily News.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.