Illinois destina $160 millones para abrigar inmigrantes en invierno

El gobernador J.B. Pritzker anunció que Illinois canalizará $160 millones adicionales para ayudar a los migrantes que lleguen a Chicago a reasentarse, incluidos $65 millones para ayudar a la ciudad a lanzar refugios temporales «acondicionados para el invierno» para evitar que las personas duerman al aire libre en climas fríos.

El anuncio se produjo en un día inusualmente cálido en Chicago, pero con un pronóstico de que las temperaturas descenderán hasta los 17 grados Fahrenheit la próxima semana. La mayoría de los aproximadamente 24,000 solicitantes de asilo que han llegado a Chicago desde que el gobernador Greg Abbot comenzó a enviar autobuses el año pasado provienen de climas mucho más cálidos, lo que los deja vulnerables a los inviernos de Chicago.

Chicago y otras ciudades estadounidenses, incluida Nueva York, han tenido dificultades para albergar a los solicitantes de asilo a medida que llega el clima invernal y dar cabida a una creciente población migrante. Los funcionarios estatales dijeron que aproximadamente 700 nuevos inmigrantes llegan cada semana.

Podrían ocurrir problemas similares a medida que el clima invernal se acerca a Nueva York, que está luchando por acomodar a una creciente población migrante, y a Denver, que se vio obligada a flexibilizar sus reglas sobre cuánto tiempo se mantiene a los migrantes en refugios durante una reciente ola de frío.

En Massachusetts, los defensores de las familias migrantes dependen de las salas VIP de los aeropuertos, las salas de espera de los hospitales y las iglesias después de que el estado limitó el número de camas en los refugios familiares y ofreció pocas opciones para quienes se enfrentan a la falta de vivienda. Illinois ya ha gastado o comprometido más de $638 millones para abordar la crisis de los solicitantes de asilo humanitario, dijeron los funcionarios. Los fondos adicionales provendrán del Departamento de Servicios Humanos de Illinois. Chicago está a cargo de alojar a los recién llegados y también ha gastado cientos de millones de dólares tratando de acomodarlos.

Pritzker dijo que el estado ha intervenido ahora porque la ciudad se ha movido demasiado lentamente. Chicago ha sido objeto de escrutinio por parte de grupos defensores de los derechos de los inmigrantes, líderes locales y residentes por su manejo de la crisis, que ha dependido en gran medida de voluntarios. “La ciudad ha estado operando su propio proceso metodológico. Y no se ha movido lo suficientemente rápido”, dijo Pritzker en una conferencia de prensa en un edificio estatal en Chicago. «Estamos interviniendo aquí para tratar de ayudar y acelerar este proceso».

El alcalde Brandon Johnson, que asumió el cargo en mayo, lo calificó como un problema heredado y la ciudad está trabajando para abordarlo. A principios de esta semana, anunció nuevos límites sobre el tiempo que los inmigrantes pueden permanecer en los refugios administrados por la ciudad y dijo que vendrían más recursos del estado y el condado.

Según la ciudad, aproximadamente 2,500 hombres, mujeres y niños están esperando ser ubicados en refugios administrados por la ciudad y durmiendo dentro o fuera de las comisarías de policía o en el Aeropuerto Internacional O’Hare.