El área de Nueva York tiene uno de los días más lluviosos en décadas

La lluvia azotó el área metropolitana de Nueva York con un golpe sorprendente el viernes, destruyendo varias líneas de metro y trenes de cercanías, dejando varados a conductores en carreteras, inundando sótanos y cerrando una terminal en el aeropuerto LaGuardia en uno de los días más lluviosos de la ciudad en décadas.

Casi 7 pulgadas de lluvia habían caído en partes de Brooklyn para el mediodía, y al menos en un lugar se registraron 2,5 pulgadas en una sola hora, según funcionarios meteorológicos y de la ciudad. Las casi 8 pulgadas en el Aeropuerto John F. Kennedy superaron su récord para cualquier día de septiembre, un listón establecido durante el huracán Donna en 1960, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

Y se esperaban más aguaceros. El diluvio se produjo dos años después de que los restos del huracán Ida arrojaran lluvias sin precedentes en el noreste y mataran al menos a 13 personas en la ciudad de Nueva York, la mayoría en apartamentos en sótanos inundados. Aunque hasta el momento no se han reportado muertes ni heridos graves a causa de la tormenta del viernes, ésta evocó recuerdos aterradores.

Ida mató a tres de los vecinos de Joy Wong, incluido un niño pequeño. Y el viernes, el agua comenzó a golpear la puerta principal de su edificio en Woodside, Queens.

“Estaba muy preocupada”, dijo. Se volvió demasiado peligroso irse: “Afuera era como un lago, como un océano”.