Aportaciones y retos de las microempresas en Puerto Rico

Luego de la pandemia del Covid-19, la manera de visualizar el mercado laboral se transformó y muchas personas optaron por emprender, desarrollar sus propios negocios, lo que trajo consigo un incremento en el número de microempresas en el País, que han aportado a la creación de empleos y al desarrollo económico de la Isla.

Especialistas en el área económica y empresarial aseguraron a El Vocero  que las microempresas tienen un rol significativo en la economía de la Isla; Sin embargo, no existen datos que sustenten el impacto económico real del sector, más allá del número de microempresas establecidos.

La presidenta del Centro Unido de Detallistas de Puerto Rico (CUD), Lourdes Aponte González, definió los microempresarios, acorde con la Ley 62, como los negocios que generan un ingreso anual bruto de $500 mil o menos y en donde trabajan siete personas o menos. . Los pequeños negocios, por su parte, son aquellos que generan ingresos anuales brutos de $3 millones y en donde trabajan 25 personas o menos. Mientras, los medianos negocios generan un ingreso bruto anual de $10 millones y emplean a 50 personas o menos.

Según datos presentados por la economista de Inteligencia Económica, Chantal Benet, al momento, en Puerto Rico existen sobre 160 mil personas que trabajan por cuenta propia, representando un aumento de 40 mil empleos que surgieron entre los años que siguieron a la pandemia de 2020.

Benet indicó que la inversión de estos nuevos emprendedores y microempresarios ya existentes varía por el capital que conllevó el establecimiento del negocio. Como ejemplo mencionó que las inversiones de un abogado que decidió crear su propia oficina de servicios legales son distintas a las de una mujer que creó su empresa de ventas de maquillaje hecha en casa.

“Hay un costo de capital que entra en eso. No se ha estudiado cuánto en específico es ese costo de capital que tiene que tener un empresario cuando comienza a emprender, pero hay costo. Es simplemente ver cuánto de eso lo lleva un empresario micro que obviamente no van a ser costos muy altos, pero algo tiene que gastar para poder comenzar”, comentó Benet.

La economista sostuvo, además, que los microempresarios aportan e impulsan de cierto modo la economía de Puerto Rico, produciendo una cantidad de empleos representables.

Por su parte, la presidenta del CUD resaltó que el 67% de la creación de empleos descansa en la empresa privada y no en el gobierno, entiéndase tanto las microempresas como los pequeños y medianos comercios.

Asimismo, Aponte González sostuvo que “las microempresas sí aportan e impulsan la economía, aunque sea una aportación mínima, pues, se está aportando a la corriente de crecimiento”.

Los especialistas coincidieron que dentro de los microempresarios el mayor número de establecimientos se ha observado en el área de los servicios profesionales, tales como abogados, contables, plomeros y la confección de productos de belleza o alimentos.

Retos de los microempresarios

Ante interrogantes de El Vocero sobre los retos que enfrentan los microempresarios, los especialistas consultados mencionan el costo de los servicios esenciales como agua y luz, aunque existen otros desafíos que están enfrentando.

El líder del CUD mencionó que en una encuesta en su organización, cerca del 34.1% o 15,657 pymes indicaron que los costos operacionales, laborales y de energía eran los principales retos que enfrentaban.

“Lo que son los costos de energía, pues están dentro de esos gastos operativos que son los gastos de utilidad y aquí no baja. Aquí todo lo que ha sido es aumento, aumento de luz, aumento de agua y entonces esto está combinado todo el tiempo, porque son cargos mensuales que tenemos todo el tiempo, todos los negocios”, comentó Aponte González.

En tanto, el economista Leslie Adames identificó como reto de las microempresas el acceso de financiamiento hacia ellas a diferencias de las pymes más grandes que ya tienen un historial y unas prácticas de preparación de información financiera y de documentación que están alineadas con los requisitos de la banca comercial.

“Estas pymes pequeñas no tienen esos sistemas de contabilidad o de ‘reporting’ que están alineados con esos requisitos y es un factor que afecta el acceso a financiamiento, y si no hay financiamiento no pueden crecer más”, sostuvo Adames.

A juicio del economista, las microempresas aportan, pero su factor limitante es el del financiamiento, ya que los incentivos específicos que se están otorgando no necesariamente van a la par con las necesidades reales que presenta el sector.

“Es importante poder entender lo que es ese ecosistema de pequeñas y medianas empresas en Puerto Rico para entonces ir adecuando los incentivos a esas realidades que enfrentan estas empresas en estos distintos segmentos”, puntualizó Adames. Fuente: El Vocero.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.